La bodega, ubicada en La Rioja, fue pionera mundial en el uso de la geotermia para la producción de Versum, la primera marca de sus vinos que salió al mercado elaborada utilizando esta fuente de energía. Actualmente, todos sus vinos (Marqués de Terán Crianza, Marqués de Terán Reserva, Marqués de Terán Reserva Edición Limitada, Marqués de Terán Cosecha Especial) se obtienen siguiendo este proceso.

La geotermia

La geotermia, que consiste en aprovechar la energía procedente de la tierra, permite mantener la bodega a una temperatura constante –que oscila entre los 14 y los 18 grados centígrados- durante todo el año, adaptándose así a las diferentes necesidades del proceso de elaboración del vino. Para ello, la bodega cuenta con un circuito cerrado de conductos por donde circula el agua, que baja hasta unos 100 metros de profundidad y capta el calor de la tierra. Esto permite reducir en más del 80% tanto el consumo eléctrico como las emisiones indirectas de CO2 al ambiente, mientras que las emisiones directas de dióxido de carbono se reducen a 0.

Este sistema de vinificación, que es el más respetuoso del planeta, ha hecho a Marqués de Terán merecedor de varios premios y distinciones en materia de sostenibilidad; el primero de ellos en 2007, Premio a la Innovación del Gobierno de la Rioja, y el más reciente, en 2015, con su inclusión en el Catálogo de Buenas Prácticas en Innovación Responsable, editado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad.

La criomaceración

Además de la geotermia, Marqués de Terán, siguiendo esa misma línea de apostar por la I+D+i y por el respeto al entorno, también utiliza la criomaceración para la elaboración de vinos tintos. Esta técnica, hasta hace poco utilizada casi exclusivamente para los vinos blancos, consiste en aplicar nieve carbónica para macerar en frío las uvas y conservarlas, antes del prensado y la fermentación, a una temperatura y una duración específicas, dependiendo del resultado buscado. Aplicada a los tintos, la criomaceración permite extraer más sustancias aromáticas del hollejo de la uva sin que el mosto adquiera compuestos no deseados.

La propia estructura de la bodega

Hasta la arquitectura de la bodega está especialmente pensada para aprovechar al máximo los recursos naturales, ya que su estructura está integrada en una pequeña montaña, de tal forma que el 80% de su superficie está enterrada en el cerro para aprovechar al máximo la gravedad en la recepción y transporte de la uva.

 

 

Sobre el autor

Entradas relacionadas

Campo Viejo gana el premio “Bodega del Año” en Berlín y Nueva York En los últimos meses, Campo...

El Castell de la Bleda, la propiedad de la Familia Torres situada en el término municipal de Santa...

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribeiro ha recibido a Simple Wine, la mayor...

Escribe un comentario