Waltraud 2015, la nueva añada del vino de Bodegas Torres elaborado con la variedad alemana Riesling, es la simbiosis entre arte y vino. Waltraud Maczassek, artista alemana y esposa del presidente de Bodegas Torres, Miguel A. Torres, no solo es la mujer que dio nombre al vino e inspiró su esencia, sino que es también quien ha diseñado su nueva presentación, con un mensaje sugerente, poético y directo que simboliza el espíritu y elegancia de este blanco nacido en el Alto Penedès.

La artista ha creado, para la etiqueta, un dibujo espontáneo y expresivo, elaborado con trazos mínimos –al estilo zen- que sugiere la forma de una cepa, símbolo del origen del vino. En él, combina fuerza y delicadeza, conceptos opuestos como los que expresa en su obra pictórica, que se inspira en la naturaleza, con títulos como ‘El caos y el orden’, ‘Lo etéreo y la forma’, ‘El azar y la estructura’, ‘La luz y la oscuridad’, ‘Lo espontáneo y lo racional’, ‘La naturaleza y la cultura’. Según Waltraud Maczassek: “Es un dibujo directo e intuitivo, minimalista, de la mente a la mano, sentido y cerebral. He querido hacer un diseño moderno y a la vez personal, con pocos trazos, porque, al igual que la escritura, los trazos hablan mucho de uno mismo”.

Un vino que surge de la unión entre culturas y pasiones
De la unión entre un hombre y una mujer que decidieron compartir sus vidas, entre Alemania y España, entre la pasión por el arte de Waltraud Maczassek y por el vino de Miguel A. Torres, surgió el vino Waltraud, elegante y sutil. Miguel A. Torres decidió elaborar un vino en honor a su esposa utilizando variedades alemanas, concretamente la variedad Riesling, la más apreciada de las variedades blancas aromáticas, pero en este caso plantada en el Penedès Superior.
En estas zonas más altas y frescas, la variedad Riesling se ha adaptado a la perfección y produce unos vinos de excepcional calidad, perfumados, afrutados y enmarcados por una finísima acidez cítrica. Waltraud 2015, que acaba de salir al mercado, se distingue por su aroma floral y frutal, que recuerdan a la miel de azahar y al limón, con delicadas notas de pan de especias. En el paladar es sedoso y fresco, envuelto en una sutil elegancia.

Sobre el autor

Entradas relacionadas

Campo Viejo gana el premio “Bodega del Año” en Berlín y Nueva York En los últimos meses, Campo...

El Castell de la Bleda, la propiedad de la Familia Torres situada en el término municipal de Santa...

Campo Viejo Crianza sigue apostando por el color y la expresividad con la edición limitada diseñada...

Escribe un comentario