Todos hemos descorchado una botella de un vino especial para alguna celebración. Pero, al final, esa celebración es efímera y acaba por desaparecer. Sería estupendo poder mantenerla de forma permanente, no solo en nuestro recuerdo, ¿verdad? Pues eso es justo lo que nos propone Edgar Lizarazu, un innovador artista que nos sugiere reservar un poco de ese vino especial para transformarlo en arte. “Su vino preferido ya no termina en la copa, si no que puede continuar viviendo en una obra de arte”.

“El vino en sí tiene algo de magia, es una bebida única y pintar con él nos conecta con nuestras emociones, sensaciones y sentimientos”. Con esta definición el artista boliviano Edgar Lizarazu nos resume en solo dos líneas una compleja y sorprendente técnica pictórica que utiliza el vino para pintar, en lugar de óleos.

Lizarazu, formado en la Academia Nacional de Bellas Artes “Hernando Siles” en La Paz (Bolivia) pero actualmente afincado en Tokio (Japón), ha descubierto en el vino un medio perfecto para expresar lo que siente en sus obras. “El vino es un pigmento líquido puro que tiene una composición cromática  desde el púrpura-azulado y grisáceo, pasando por el granate, anaranjado-ámbar al rojo sangre; estos tonos no pueden ser producidos por ningún otro método. Además, es una técnica muy difícil de dominar, sobre todo en el papel, porque se expande rápidamente, y no hay manera de corregir errores; el mínimo error supone comenzar de nuevo, por ello es necesario realizar trazos seguros y definidos; el vino no pinta… mancha”.

Lizarazu_estudio_de-vinos

-¿Cuándo empezó a pintar con vino y por qué?

Comencé a utilizar los vinos como expresión artística en marzo del 2014. Quería probar una técnica nueva y diferente; la mayoría de los artistas continúan utilizando técnicas tradicionales como óleo, acrílicos, acuarelas, etc; así que opté por las no tradicionales. Hice mis primeras pruebas y experimentos con cerveza negra, café, coca-cola, té, té verde japonés (macha),  whisky y brandy con cigarros habanos; de todos ellos obtuve una secuencia de tonos marrones y sepia amarillentos, sin ninguna otra variación; me pareció algo aburrido presenciar una selección de pinturas únicamente en esos tonos. Finalmente, experimenté con el vino tinto, y éste cambió por completo mi modo de apreciación, percepción visual y mi vida; me dije, “esto es lo mío y lo que andaba buscando; es una bebida increíble… tiene magia”.

-¿Qué aporta el vino que no tengan el óleo u otras pinturas?

Lizarazu_paleta_de-vinos

Creando la paleta de colores con vinos

Yo diría que no tiene punto de comparación. Cada vino es único, tanto al beberlo como en el mundo del arte. Es fácil comprar un color específico, ya preparado para ser utilizado. Con el vino no sucede tal cosa; hay que crear una paleta de color dependiendo de los vinos que el artista está utilizando: joven, envejecido, crianza, reserva o gran reserva. Depende también del lugar geográfico, el suelo, el clima, el proceso y método de elaboración, fermentación, de guarda, etc.

-¿Qué tipos de vino usa para pintar?

No tengo un vino preferido, cada vino es diferente.  Generalmente utilizo tintos italianos y españoles, sobre todo de la zona de Rioja, porque tienen más cuerpo, textura y colores fuertes. Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Malbec, Sangiovese, Garnacha, Tempranillo, Oloroso, Perdro Ximénez, son algunas de las variedades con las que he experimentado hasta el momento. También utilizo rosados, blanco riesling, espumosos y champagne, para rebajar y crear tonos más suaves.

-¿Utiliza el lienzo como base para sus obras o no es adecuado para pintar con vino?

Algunos artistas utilizan el lienzo, delineando primero la figura con un lápiz para resaltar la imagen, pero yo tengo preferencia por el papel, generalmente 100% de algodón o papel vegetal hecho artesanalmente.  También utilizo madera blanca de pino, papel reciclado y cartón que se adaptan muy bien al vino.

Lizarazu_madera_de-vinos

Lizarazu_pareja_de-vinos

 

-¿Suele probar los vinos con los que trabaja?

Naturalmente que sí.  El vino es inspirador así que primero tengo que beberlo y disfrutarlo. Es casi como un ritual; si es un vino español, por ejemplo, escucho música flamenca, y me transporto imaginariamente hasta el lugar de procedencia del vino; leo y estudio sus especificaciones técnicas sobre cómo y con qué uva fue elaborado ese vino.

Siempre utilizo entre 4 y 5 diferentes variedades de tintos, a parte de los rosados y blancos; por tanto, tengo en reserva los vinos catados para cuando comienzo una obra o una colección; conservo en cada botella algo más de 35 ml., lo que me permite terminar la obra a realizar. Cuando pinto “bodegones” o temas que contienen mucho detalle utilizo hasta 15 variedades de vinos, para diferenciar los elementos expuestos.

Lizarazu_Bodegon_de-vinos

Bodegón con una amplia gama cromática

-Pintar con vino ¿favorece la conexión entre el autor y su obra?

Yo puedo asegurar de que sí. Pintar con vino es la técnica más singular que existe, beberlo mientras se pinta aviva, desarrolla y activa los sentidos y hace que se disfrute a plenitud  lo que se esta pintando; aromas florales, afrutados, vegetales, especias, madera, mineral y otros… es el olor y el sabor de la tierra. El vino es una obra de arte que disfrutamos con nuestros cinco sentidos.

-Suele representar en sus obras la figura femenina y retratos de mujeres; ¿cree que usar la técnica del vino es ideal para esta temática?

Cada artista tiene un estilo, un determinado gusto o afecto por lo que rodea su entorno. Yo soy un artista figurativo, por lo que me inclino hacia pocas líneas, manchas, salpicaduras, chorreado…todas estas técnicas parecen como rasgos improvisados en mis obras. Me gusta capturar las expresiones faciales y corporales, el movimiento y la forma. La figura femenina es la creación más perfecta que existe; es la musa y ha sido la causa de inspiración para muchos artistas.

Asocio la figura femenina con el vino porque es una bebida delicada que requiere de cuidados para mantener y conservar su color, textura, aroma y sabor intactos. Son características que se acoplan perfectamente a la temática de pintar y retratar la figura femenina en toda su belleza.

Lizarazu_pintando_de-vinos

 

-Utilizar una técnica tan poco común ¿le abre las puertas de galerías de arte y exposiciones?

Como es una técnica muy nueva e inusual, pienso que los “galeristas” y los salones de arte aún no se han enterado de esta maravilla; y no saben lo que se están perdiendo. No sólo se puede pintar con vino, también se puede hacer caligrafía utilizando el vino como tinta.

Por eso, mi propuesta es introducir el uso del vino en el arte, la cultura y la sociedad, pero lamentablemente en solitario es muy difícil; requeriría de más tiempo y recursos propios.  Los principales agentes culturales de cada ciudad y los países productores de vino, conjuntamente con las bodegas, deberían promover este tipo de arte, realizar exposiciones, promocionar y patrocinar a los artistas, realizando concursos y festivales.

Pienso que es necesario más promoción y publicidad en los medios para divulgar y dar a conocer esta técnica, por eso es que recurrí a esta revista y agradezco muy sinceramente la cobertura y el apoyo.

-Una vez finalizada la obra, ¿qué cuidados requiere?

Estas pinturas delicadas requieren un poco más de cuidado. Necesitan ser tratados con un fijador UV (radiación ultravioleta) para reducir al mínimo los cambios de color, pero también se recomienda que el vidrio sea con protección UV al momento de enmarcarse y en todo lo posible, mantenerlo fuera del contacto directo con la luz del sol, y lejos de fuentes de calor directo, lugares húmedos y muy iluminados.

-¿Es posible que la obra realizada con vino, con el paso de los años, varíe ligeramente su color?

La naturaleza de este material, viene acompañada con la oxidación del vino que es un proceso natural, y los colores evolucionan con el tiempo. Sin embargo, esto es precisamente la razón detrás de la pasión que siento por esta técnica, el cambio gradual del color, que mantiene siempre viva la pintura que se crea sin perder sus contrastes; es duradera y no desaparece.

-¿Hay otros artistas que utilicen esta misma técnica?

En la actualidad somos  muy pocos los artistas alrrededor del mundo los que estamos empleando esta nueva técnica pero, poco a poco, algunos se estan sumando al grupo.

Martin Rodríguez y Nancy Grasso (Argentina), Arianna Greco y Maurizia Gentili (Italia), Sanja Jancovick (Serbia), Melissa Proudlock (USA) con los cuales tengo contacto constante y algunos otros. Cada uno de ellos con una técnica y estilos diferentes.

-¿Cree que la técnica de pintar con vino se generalizará a otros artistas?

Eso depende de cada artista; el mundo del arte siempre está en constante evolución y se trata de innovar con otras técnicas y buscar otros medios para llegar y sorprender al público. En la antigüedad nuestros antepasados utilizaron productos naturales y crearon su propias tintas y pigmentos dejando huellas de su civilización; en la actualidad algunas culturas indígenas continúan utilizándolo; y es que la pintura y pigmentos hechos artesanalmente de productos naturales nos acerca más a la tierra, nuestras raíces y tradiciones; en el ciclo biológico y en el arte el concepto es muy similar,  “nada se pierde o desaparece, simplemente se transforma”.

Lizarazu_caballo_de-vinos

Lizarazu_Venecia_de-vinos

 

Lo que Lizarazu es capaz de hacer con vino es realmente sorprendente, más aún cuando este producto sigue evolucionando fuera de la botella; el proceso de envejecimiento del vino sigue su curso sobre el papel y de esta forma, consigue una obra de arte viva y en constante evolución. Puedes ver todos sus trabajos en su página web www.elizarazu.com.

 

About the Author

Related Posts

Según los datos de que se dispone, la historia de la bodega y de las  tierras agrícolas que la...

Nuestro colaborador, José Antonio Cruz, ha entrevistado a Juan Magaña, propietario de Bodegas Viña...

Mallorca es muy conocida en su vertiente turística pero no tanto en su aspecto enológico. El suave...

Escribe un comentario