Bodegas Familiares Matarromera ha recibido hoy, en su sede central Bodega Emina Ribera, cuatro certificados de AENOR que acreditan el compromiso de la compañía con el medio ambiente, la sostenibilidad y la calidad. La bodega ha obtenido por primera vez los certificados de Gestión Ambiental según la Norma UNE-EN ISO 14001, de la Huella de Carbono UNE-EN ISO 14064 y conforme al esquema Wineries for Climate Protection (WfCP), elaborado por la Federación Española del Vino (FEV); de esta forma, la compañía se convierte en la primera bodega de Castilla y León en obtener con AENOR el certificado según WfCP.

Además, ha renovado el certificado de Gestión de la Calidad UNE-EN ISO 9001, obtenido en 2009, y con el que cuentan la práctica totalidad de instalaciones pertenecientes a Bodegas Familiares Matarromera. El Director de Operaciones de la Compañía, Julio Pinto ha recibido los reconocimientos del Director General de AENOR, Rafael García Meiro.

Para el Director de Operaciones de Bodegas Familiares Matarromera, Julio Pinto, “estas certificaciones logradas en áreas clave de nuestra compañía son fruto del compromiso de mejora de nuestra organización y reflejan la búsqueda de la excelencia. Todo ello forma parte del plan estratégico y de la política sostenible de la compañía, y mantenemos ese espíritu desde que hace 30 años Carlos Moro fundó Matarromera”.

Según el Director General de AENOR, Rafael García Meiro, “con los certificados recibidos hoy, Bodegas Familiares Matarromera demuestra que el trabajo bien hecho y la sostenibilidad son ejes claves de su competitividad. Y lo hace mediante una apuesta clara por estándares que recogen las buenas prácticas en ámbitos como el cuidado del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático o la calidad”.

Estos reconocimientos se suman a otros con los que cuenta Matarromera, como el certificado de Proyectos de I+D+i que permite a las empresas acceder, con seguridad jurídica, a las deducciones fiscales previstas en el Impuesto de Sociedades para I+D+i.

Además, Matarromera se convirtió en 2010 en la primera empresa española en obtener el certificado AENOR de Huella de Carbono de Producto para tres de sus vinos (Emina Verdejo, Emina Crianza y Matarromera Crianza). La diferencia de este certificado con el de Huella de Carbono de Organización (UNE-EN ISO 14064) es que el primero está dirigido a medir el conjunto de emisiones de gases de efecto invernadero asociados al ciclo de vida de un producto (en este caso el vino), mientras que el segundo incluye el conjunto de emisiones como consecuencia de las actividades de una compañía.

El certificado de la Huella de Carbono de AENOR según la norma UNE-EN ISO 14064 acredita la veracidad del cálculo de la Huella de Carbono de una organización. Entre sus ventajas, permite conocer y controlar las emisiones de las organizaciones, mejorando su competitividad. Asimismo, incrementa la credibilidad y transparencia de las organizaciones ante los mercados. AENOR realiza anualmente cerca de 200 verificaciones de la Huella de Carbono a organizaciones y ha certificado unas cien Huellas de Carbono de productos y eventos.

Por su parte, el certificado del Sistema de Gestión Ambiental de AENOR está basado en la norma internacional ISO 14001 y acredita que la organización ha implantado un sistema de gestión ambiental que ayuda a prevenir los impactos ambientales, utilizando los medios necesarios para evitarlos, reducirlos o controlarlos. España es el quinto país del mundo por número de certificados ISO 14001, con cerca de 13.750 reconocimientos según ISO.

Mientras, el certificado del Sistema de Gestión de la Calidad de AENOR acredita que la compañía cumple con los requisitos que establece la Norma ISO 9001; entre sus ventajas, mejora los procesos y elimina los costes —incluidos los directamente monetarios— de la ‘no calidad’. España es el séptimo país del mundo por número de certificados ISO 9001, con 34.500 reconocimientos.

Además, el certificado AENOR conforme al esquema Wineries for Climate Protection (WfCP), elaborado e impulsado por la FEV, acredita la sostenibilidad ambiental de las bodegas. Esta certificación permite medir el desempeño de las bodegas de vino, actuando en cuatro ámbitos específicos: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero; gestión del agua, reducción de residuos y eficiencia energética y energías renovables. AENOR es entidad de certificación reconocida por la FEV para la realización de las auditorías y colaboró con esta Federación en el desarrollo técnico de este esquema.

 

Sobre el autor

Entradas relacionadas

Familia Torres ya está vinificando su primer vino en el Pazo Torre Penelas, en Rías Baixas, que...

La publicación de EE. UU, Wine Enthusiast, ha premiado a González Byass como la Mejor Bodega...

La mejora nacional confirma el objetivo de sostenibilidad comercial. Las ventas de Vinos Alicante...

Escribe un comentario